Luz para tus plantas: todo lo que debes saber

¿Te has preguntado la importancia de la luz para tus plantas? En nuestro blog hemos hablado en muchas ocasiones de cómo la luz indirecta puede hacer feliz a la mayoría de las especies. Pero, ¿realmente sabes todo sobre este tema?

Lo siguiente puede sonar obvio, pero creenos que no es así. Todo ser vivo necesita alimento y agua. Para las plantas, la luz es su fuente de energía ya que la usan en la fotosíntesis, que es el proceso donde los cloroplastos captan la energía luminosa, desencadenando diversas reacciones metabólicas. 

Una de estas reacciones es la producción de azúcares (alimento) para las plantas. Estos azúcares alimentan su crecimiento, por lo que entre más luz recibe una planta, más energía genera y más rápidamente se desarrolla.

Compra las mejores plantitas medianas en Pepino con Limón. ¡Incluyen maceta y plato!

A continuación te compartiremos todos los detalles para que conozcas más sobre la luz para tus plantas, pero antes de avanzar, queremos recordarte que en Pepino con Limón encontrarás las mejores especies y accesorios para plant lovers.

Calidad y cantidad de luz para tus plantas

Comencemos con algo básico. Calidad de luz es igual a color y cantidad de luz es lo mismo que intensidad. Entender estos aspectos es fundamental para comprender cómo se comportarán las plantas en tu hogar.

Para ayudarte a resolver todas tus dudas, explicaremos qué es la calidad de la luz y, después, iremos con la cantidad. ¿Nos acompañas?

Calidad de luz

La calidad se relaciona con el color y el tipo de luz. La luz tiene distintas longitudes de onda, cada una asociada a un color específico. 

Algunos colores visibles para nosotros pueden resultar inútiles para las plantas, ya que ellas "ven" la luz de manera diferente. 

Las plantas lucen verdes porque reflejan la luz verde, la cual no les sirve. En cambio, necesitan luz que puedan absorber y utilizar, como la amarilla, naranja, roja, azul, violeta, e incluso luz invisible como la ultravioleta y parte de la luz infrarroja del sol.

Cantidad de luz

La cantidad de luz está determinada por la intensidad o luminosidad que llega a las hojas. Cuantos más fotones de luz impactan una hoja, más energía se captura y más rápido es su crecimiento. 

Plantas como las begonias requieren luz intensa para crecer rápidamente y aquellas que producen flores o frutos también dependen de la cantidad de rayos solares que reciben. Estas plantas transforman ingredientes básicos como agua, CO2, azúcares y nutrientes en moléculas como pigmentos florales, pero solo cuando se cumplen las condiciones adecuadas de intensidad lumínica. 

Algunas plantas se autorregulan y pueden incluso abstenerse de florecer o detener el proceso si no hay suficiente luz intensa.

LEE MÁS: Árboles preservados: ¿qué debes saber antes de comprar uno?

¿La sombra en el exterior es más brillante que la ventana más soleada?

La respuesta rápida es sí. La sombra en el exterior es más brillante que toda la luz que pueda recibir una planta de interior desde una ventana.

En exteriores, incluso a la sombra, la luz rebota desde todos los ángulos. Cuando una planta está en interiores, la luz generalmente proviene de una fuente, como una ventana soleada, reduciendo significativamente los ángulos de rebote de la luz que una planta necesita. 

En pocas palabras, tener una planta en interiores significa una reducción importante de la exposición a la luz. Eso quiere decir que los cuidados que necesitará serán diferentes.

Los diferentes tipos de luz para tus plantas

Los tipos de luz para tus plantas que existen son: 

  1. Brillante
  2. Indirecta
  3. Tenue

Sigue leyendo para conocer las diferencias.

1. Luz brillante

La luz brillante o "sol pleno" indica que no hay barrera (cortinas, persianas, un árbol alto o un edificio que proyecte sombras) entre la planta y la fuente de luz (una ventana soleada). 

Aquí es donde tu planta recibe la luz más brillante o directa en interiores. Plantas como ficus o suculentas adoran el sol y deben colocarse cerca de una ventana.

 

2. Luz indirecta

La luz indirecta o "sol filtrado" es luz que se ha difuminado (cortinas ligeras) entre la planta y la fuente de luz (una ventana soleada).

Cualquier cosa que obstruya parcialmente el camino entre la planta y la fuente de luz crea esta luz indirecta. 

Los helechos, por ejemplo, evolucionaron para vivir en el suelo del bosque, por lo que están acostumbrados a la sombra; pero no han evolucionado para resistir los rayos fuertes del sol directo, por lo que prefieren condiciones de luz indirecta.

3. Luz tenue

La luz tenue significa que no llega luz solar directa a tu planta. Es probable que esté a unos pocos pies de su fuente de luz (ventana soleada) o cualquier espacio donde puedas ver hacia afuera pero no el cielo. 

Este tipo de luz para tus plantas significa menos energía y menos comida para tu plantita. Algunas especies pueden sobrevivir en condiciones de luz tenue, pero no prosperarán.

Ten en cuenta que el sol cambia de posición en el cielo a lo largo del día y la temporada, afectando la cantidad de luz que recibe tu planta. Revisa cómo cambia la luz a lo largo del año y ajusta las posiciones de tus plantas cuando sea necesario.