Garra de León: cuidados y tips básicos

Las plantas nos llenan de vida, nos hacen felices y, por si fuera poco, le dan un toque único a cualquier espacio. Si buscas una nueva para tu casa, la Garra de León es una de las opciones perfectas y fáciles de cuidar (ojo aquí, plant lovers principiantes).

El Philodendron Bipinnatifidum, nombre científico de esta especie originaria de Brasil, tiene hojas muy lindas que pueden crecer hasta 40 cm de largo y 30 cm de ancho.

Si estás pensando en comprar una en cualquiera de las boutiques de Pepino con Limón, te recomendamos guardar esta guía de cuidados básicos para que tu Garra de León siempre esté sana.

Cuidados básicos para una Garra de León

  1. Curiosidades
  2. ¿Dónde ubicarla?
  3. Temperatura
  4. Riego

Curiosidades

Nuestra querida Garra de León es una de las más de 400 especies de filodendros y entre sus características se encuentran sus increíbles hojas de color verde brillante, las cuales crecen sobre los troncos y ramas de otras plantas.

Entre los datos curiosos de esta planta se encuentra el uso que indígenas de Paraguay le han dado a sus raíces, las cuales son uno de los materiales perfectos para la cestería, un proceso de confección a partir de tiras de origen vegetal.

 

 

Se caracteriza por adaptarse a interiores ya que no requiere muchos cuidados y no tiene problemas de plagas.

Si tienes mascotas en casa, te recomendamos mantenerlas lejos de esta plantita. Es tóxica y si llegan a comerse una de sus hojitas podrán sufrir con una boca irritada, dolor de estómago y hasta vómitos.

¿Dónde ubicarla?

Como mencionamos, esta plantita ama los interiores, siempre y cuando reciba luz de forma indirecta. Si tienes un espacio en tu sala que siempre esté iluminado, pero sin rayos de sol directos, es ahí donde será feliz tu próxima Garra de León. 

Temperatura

Al ser originaria de las zonas tropicales de América, la temperatura perfecta para mantenerla sana será entre los 18° y 27 °C.

En cuanto a la humedad, se adapta perfecto a los niveles de la mayoría de las casa y depas, pero si nos lees desde una zona donde haya alta humedad, verás cómo crece más rápido con un follaje muy brillante. 

Riego

El dolor de cabeza de muchos. Sin duda, la cantidad de agua y la frecuencia son un tema complicado para los plant lovers principiantes. Por fortuna, la Garra de León no te sacará canas verdes.

Te recomendamos regarla cada cuatro días durante primavera y verano o cuando veas que el sustrato empiece a perder humedad. Si tienes duda de lo último, puedes encontrar medidores de humedad en nuestras boutiques de Condesa o Juárez; este accesorio será un gran aliado para decidir cuándo hacer los riegos. 

No olvides rociar las hojas cada dos días para mantener la humedad y que no pierdan brillo.